La movilidad social que es panacea para el hombre, se le ha negado históricamente a la mujer: Alejandro García

A las prostitutas se les ha designado de distintas formas: ahuianime (alegradoras) en la época prehispánica, cortesana durante la Nueva España, china, meretriz, popochas, rameras y, en el siglo XX, aventurera, huila, malagueña, pecadora, piruja y zorra, todas ellas palabras que las signaron con un adjetivo condenatorio y estigmatizador. El ensayo De las no vírgenes y sus andanzas mundanas: la prostitución en la narrativa mexicana, de Alejandro García, pretende aportar una visión novedosa con muchas interrogantes en cuanto a la presencia de las prostitutas en la narrativa mexicana.   

Leer más