CDMX y Guadalajara, las primeras ciudades del país en fijar máximos para estacionamientos

CDMX a 17 de Julio de 2017.- El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, y el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, coincidieron en que la normatividad en materia de edificaciones ha provocado que en el ámbito de las construcciones, le demos casi el mismo espacio al automóvil que a las personas, debido a que obligaba a los desarrolladores a construir cajones.

Esto ayudó a incrementar la congestión vial, las emisiones contaminantes y encareció el costo de la vivienda, de acuerdo con el estudio técnico “Menos Cajones Mas Ciudad”, realizado por el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés) y el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO).

“Durante años se ha destinado gran cantidad de recursos y espacio para que duerman nuestros autos, en vez de haberlos destinado a vivienda popular, lo que habría ayudado a evitar la expulsión de las familias más pobres hacía la periferia; eso va en contra de la ciudad justa e incluyente que queremos” sostuvo en Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Ambas ciudades se caracterizan por contar con una Ley de Movilidad, la cual establece un nuevo paradigma a favor de sistemas más sustentables de traslados y desarrollo orientado al transporte.

“El marco normativo en materia de estacionamientos de nuestras ciudades resultaba incongruente con las políticas de priorización al transporte público, al peatón y al ciclista con las que nos hemos comprometido” dijo Enrique Alfaro, alcalde de Guadalajara.

Ambos sostuvieron que las recientes reformas dan congruencia a la visión de ciudades con menos autos, menos congestión vehicular, mejor calidad del aire, mejor transporte público y mejor infraestructura para peatones y ciclistas.

Son cuatro los aspectos claves de estas reformas:

  1. Se eliminan los requerimientos mínimos de estacionamiento y se establecen cajones máximos en función del tamaño y uso del suelo de las edificaciones, privilegiando el Desarrollo Orientado al Transporte.
  2. Se hace obligatoria la disposición de bici-estacionamientos al interior de las nuevas construcciones, lo que contribuirá a incrementar la cantidad de viajes que se realizan de manera saludable y sustentable en ese medio de movilidad.
  3. Se posibilita la conversión de espacios anteriormente destinados a estacionamientos, hacia otros usos.
  4. Establece alianzas con el sector desarrollador para invertir en transporte público sustentable.

Es de destacar que estas normas no prohíben la construcción de estacionamientos, sino generan una posibilidad que anteriormente no existía: construir menos cajones de estacionamiento o incluso no construirlos.

La Ciudad de México y Guadalajara invertirán en más infraestructura de transporte público, a través de esta nueva norma para fomentar opciones para todos.

Con acciones como esta, los gobiernos de las ciudades de México  y Guadalajara hacen frente a las viejas prácticas de transporte, orientadas hacia el automóvil particular, mismas que han colapsado las ciudades mexicanas y abren paso a las nuevas agendas urbanas de movilidad, desarrollo urbano y construcción, en la búsqueda de un modelo ciudades más incluyentes y sustentables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *